sábado, 27 de agosto de 2011

Hay una cosa que he aprendido, algo que me hace sentir culpable y es difícil de entender. Si una persona te admira mucho, la desprecias y te tiene sin cuidado; en cambio, casi con toda seguridad admiras a la persona que no te hace caso. No es fácil darse cuenta. (...) Desde que Sucker era un niño pequeño hasta que cumplió los doce años, supongo que lo traté tan mal como Maybelle a mí.
Ahora Sucker ha cambiado tanto que es un poco difícil recordarlo tal como era(...) Hablaba mucho consigo mismo cuando se creía solo(...) No había muchos chicos en el barrio de los que pudiera ser amigo y su cara tenía la expresión de alguien que está viendo un partido con la esperanza de que lo inviten a jugar.
Carson McCullers
Sucker

2 comentarios:

comoungorila dijo...

Sucker me da pena.

Cristina dijo...

Todos hemos sido ese niño alguna vez